INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADAS
Le informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Facebook
Twitter
Google+

Tauromaquia

Goya sacó a la venta en 1816 su tercera gran serie de grabados, “La Tauromaquia”. Goya había sido desde joven gran aficionado a la fiesta de los toros. Tras la guerra las corridas y espectáculos taurinos tuvieron un gran resurgimiento y Goya no desaprovechó la oportunidad para ganar algo de dinero, pero la serie no consiguió venderse como el pintor apetecía.

Frente a otras series de grabados de toros, como la de Antonio Carnicero, que eran meramente descriptivas, Goya quiso plasmar en imágenes una historia del toreo en España, siguiendo un orden cronológico, desde la Edad Media hasta llegar a los que habían sido los toreros más famosos de su tiempo, como el aragonés Antonio Ebassun “Martincho”, el sevillano José Delgado “Pepe-Illo”, o su admirado Pedro Romero, torero de Ronda.

También reflejó las distintas “suertes” del toreo, los momentos de triunfo de los diestros, e incluso, los percances y desgracias acaecidas durante la lidia. Un intenso dramatismo, conseguido con gran virtuosismo técnico, se manifiesta en todas las estampas de la serie, pero la gente no supo apreciar la calidad y el valor artístico de La Tauromaquia y prefirió otras imágenes taurinas más convencionales.

Mostrar más información

Obras destacadas