INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADAS
Le informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Facebook
Twitter
Google+

EL “RETRATO DE DON LUIS MARÍA DE BORBÓN Y VALLABRIGA”, DESDE HOY EN EL MUSEO GOYA

2017-05-18 | Francisco de Goya, Museo Goya, Luis de Borbón, DON LUIS MARÍA DE BORBÓN Y VALLABRIGA
EL “RETRATO DE DON LUIS MARÍA DE BORBÓN Y VALLABRIGA”, DESDE HOY EN EL MUSEO GOYA

ZARAGOZA.- El Museo Goya. Colección Ibercaja- Museo Camón Aznar, C/ Espoz y Mina, 23, exhibe desde hoy, Día Internacional de los Museos, el retrato de Don Luis María de Borbón y Vallabriga, en cesión temporal en depósito. Esta pintura completa el discurso cronológico de las pinturas de Francisco de Goya que se exponen en el Museo Goya.

Se trata de un óleo sobre lienzo encargado por el infante Luis Antonio Jaime de Borbón a Goya en el año 1783. Se ha situado en la sala principal del Museo junto al autoretrato de Goya, sumándose a los catorce lienzos y grabados que integran la colección permanente de la entidad y al retrato de “Mariano de Goya”, también cedido temporalmente en depósito, en 2016,  por los herederos del Duque de Alburquerque.

Con su incorporación, el Museo Goya cumple con su vocación de ser un museo vivo, consagrado a facilitar el conocimiento y divulgación de la obra del genio de Fuendetodos, en y desde Aragón.

El cuadro, que retrata al niño en un ambiente de gabinete de estudio, ha sido presentado esta mañana por Juan Carlos Sánchez, jefe de la Obra Social, de la Fundación Ibercaja; Magdalena Lasala, responsable del Programa de Educación y Cultura de la Obra Social de Ibercaja; Rosario Añaños, directora del Museo Goya;  Isidro Aguilera, director del Museo de Zaragoza, y Felipe Faci, secretario general técnico del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, del Gobierno de Aragón.

El jefe de la Obra Social de Ibercaja, Juan Carlos Sánchez, ha agradecido al Gobierno de Aragón y a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes la disponibilidad y colaboración mostrada para el traslado de la obra al Museo Goya de Zaragoza, fruto de la buena sintonía existente entre ambas instituciones. “Celebrar el Día Internacional de los Museos con la llegada de esta pintura es un hito importante, ya que la incorporación de nuevas obras siempre despierta el interés del público y dinamiza la difusión del Museo” ha explicado Sánchez. Ha añadido que la presencia del cuadro en la sala principal refuerza y completa el discurso cronológico de la obra del pintor aragonés.  Además, ha concluido: “En definitiva, se trata de una vía de colaboración que vienen realizando ambos Museos, con el fin de contribuir a la difusión cultural de Goya, que a su vez es importante para  el desarrollo y  generación de riqueza del territorio aragonés”.

"La colaboración público privada es fundamental en Cultura. Es muy importante para el Gobierno de Aragón la participación, colaboración y este entendimiento con Ibercaja, que hoy tiene su ejemplo en la colocación de este cuadro", ha asegurado el secretario general técnico del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, quién ha matizado que está colaboración "no es un hecho puntual" ya que el Gobierno de Aragón e Ibercaja han preparado una exposición conjunta en Madrid el próximo mes de diciembre bajo el nombre "Los sueños de la razón: Goya-Buñuel". "Esta exposición no podía haber sido posible sin la colaboración de Ibercaja, que es fluida y de entendimiento mutuo porque coincidimos en los objetivos, como el de fomentar la cultura", ha explicado Faci.

En la Sala de los Goya

El público zaragozano y visitantes del Museo Goya pueden contemplar desde esta misma tarde este magnífico retrato, uno de los tres que hizo el pintor a don Luis María. Es el primero que le hizo, está datado en 1783 y es un óleo sobre lienzo de 134 x 113 cm, en el que puede leerse la inscripción: “Al S.S. Luis María, Hixo del Ser. Infante D. Luis y la muy ilustre S. D. Mar. Ter. Vallabriga, a los seis años y tres meses de edad”, realizada sobre el mapa de la izquierda, encima de la silla.

La pintura representa al infante, situado en el centro de la escena, en un gabinete de estudio. Está de pie y con el cuerpo levemente girado hacia su derecha, mientras la cabeza mira de frente al espectador. Viste traje de corte, con camisa y medias blancas, chupa o chaleco, casaca y calzón de llamativo color azul Prusia, dato que revela su pertenencia a la familia real, y enriquece su vestimenta con puntillas de encaje en puños y pechera, un gran lazo que recoge su pelo a la altura de la nuca y hebillas en las abotonaduras del calzón y en los zapatos de tacón rojo que señalan discretamente su elevada alcurnia.

Lleva en la mano derecha una pieza de un puzzle geográfico y con la otra sostiene un compás. En un segundo plano se sitúan, a la derecha del espectador, un sillón sobre el que apoya un mapa de Europa en soporte rígido con la inscripción citada; y al otro lado una mesa labrada y dorada sobre la que se disponen varios mapas en papel y el puzzle que se dispone a completar, todo ello sobre un fondo neutro.

Goya volvió a pintar a Luis María de Borbón y Vallabriga en otras dos ocasiones, de cuerpo entero y vestido de cardenal. Estas obras se encuentran actualmente en el Museo de Arte de Sao Paulo (Brasil) y en el Museo Nacional del Prado (Madrid).

El óleo formaba pareja con el que representa a su hermana, María Teresa de Borbón y Vallabriga, que se encuentra en la National Gallery de Washington, EE.UU.

Con la exhibición de este lienzo el Museo refuerza su vocación de ahondar en el conocimiento y dimensión de la figura de Goya.

El retrato de 1783 a 2017

El retrato se exhibía desde abril del 2008, en el Museo de Zaragoza, después de haber sido sometido a un proceso de limpieza en el Museo del Prado, tras su ubicación en diferentes sedes. 

La obra fue encargada por el infante Luis de Borbón en el año 1783 y permaneció en el Palacio de la Mosquera, en Arenas de San Pedro (Ávila), hasta su muerte en 1785, momento en el que fue trasladado al Palacio de Boadilla del Monte, en Madrid. Tras el  inventario de la testamentaría, en 1797, el retrato pasó a la viuda del infante, María Teresa de Vallabriga, y estuvo en la residencia de la infanta, en la casa del Coso, desde 1797 hasta 1820. A su fallecimiento, el cuadro regreso a Boadilla, siguiendo su voluntad testamentaria y siguió transmitiéndose a su descendencia: María Teresa de Borbón y Vallabriga (1820-1828); Carlota Luisa de Godoy y Borbón (1828-1886); Alfonso Ruspoli y Godoy (1886-1914), y Carlos Luis Ruspoli (1914-1936) hasta la última propietaria, en el año 1943, María del Rosario Ignacia Álvarez de Toledo Ruspoli, que lo mantuvo, con paréntesis en Dublín (1947-1954), y en Berna (1954-1961), en su residencia de la calle Barquillo de Madrid hasta el año 2006. El 24 de abril de 2007 la obra fue incorporada al patrimonio público, como depósito, en el Museo de Zaragoza.

Cesión temporal en depósito

La “cesión temporal en depósito” de esta pintura, se realiza en virtud del acuerdo de colaboración firmado por la Consejería de Educación y Cultura, del Gobierno de Aragón y la Obra Social de Ibercaja.

  El retrato se ha situado junto a las obras del pintor propiedad de la Fundación Ibercaja y de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, que se exponen reunidas desde 2008. En el año 2015 la colección completa del Museo se reordenó, para presentarla como Museo Goya, y en enero de 2016 se incorporó el retrato de “Mariano de Goya”, también cedido temporalmente en depósito, por los herederos del Duque de Alburquerque.

En este tiempo, el Museo ha cubierto ampliamente sus expectativas de ser la casa de Goya en Aragón y mostrar su figura y su obra en su contexto cultural y artístico, con sus precedentes y sus consecuencias creativas hasta nuestros días, y haciendo especial hincapié en los grandes artistas aragoneses contemporáneos, que constantemente han vuelto al maestro para inspirarse.

Además, se ha convertido en una eficaz puerta a la obra de Goya en Aragón, ya que desde el Museo se cumple el compromiso de remitir a la ruta goyesca, tal y como consta en el muro de acceso a la sala principal. Desde comienzos de 2017 ha sido visitado por más de 22.500 personas.

Por otro lado, se han organizado cinco exposiciones temporales en la Sala dedicada al fundador de Museo, don José Camón Aznar, de manera que invitan a revisitar periódicamente la casa de Goya en Aragón. Se trata de “Goya y Zaragoza, sus raíces aragonesas”, “Goya y la Virgen, sus imágenes de Zaragoza” -que incluía la reproducción de los murales de Aula Dei-, “El tiempo también pinta. Carrera Blecua. Soñando Goya”, “Teresa de Jesús, desde Goya a los académicos de hoy, y “Los caprichos de Goya de Dalí. Obra gráfica de Salvador Dalí”, actualmente en exhibición hasta el 9 de julio.

Finalmente, el otro de los propósitos, mejorar la colección permanente en las fórmulas que pudieran plantearse, se está cumpliendo con cesiones como la presentada hoy.