INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADAS
Le informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


Facebook
Twitter
Google+

Martirio de San Pedro de Arbués

Martirio de San Pedro de Arbués

Ficha técnica

  • Autor Pedro Aybar Ximénez
  • Título Martirio de San Pedro de Arbués
  • Cronología c. 1680
  • Técnica Óleo sobre lienzo

Descripción

Pedro Aybar, uno de los pintores aragoneses más destacados del pleno barroco decorativo, de los que denominamos de la “veta brava” por las amplias pinceladas y manchas que emplean en sus pinturas, es el autor de esta apoteosis de San Pedro de Arbués, santo aragonés del siglo XV, canónigo de la Seo de Zaragoza y primer Inquisidor del Santo Oficio en Aragón, que murió asesinado la noche del 14 de septiembre de 1485, mientras asistía a maitines en la catedral zaragozana, por unos sicarios pagados por importantes familias de judeoconversos zaragozanos, que se oponían a la implantación de la Inquisición en Aragón por orden del rey Fernando El Católico. Llamado “Maestre Épila”, por haber nacido en esa villa zaragozana, fue beatificado en 1664 y, aunque no fue canonizado hasta 1867, en Aragón se le rindió culto como santo desde su beatificación. En este lienzo, que fue el titular de un retablito dedicado a san Pedro de Arbués, aparece el santo arrodillado y vestido de canónigo, con el puñal clavado en el corazón por sus asesinos, y en un ambiente de celajes verdoso-agrisados en el que Aybar supo plasmar una imagen que moviese a la devoción de los fieles.

Ubicación en el museo

Puedes localizar esta obra en  Planta 1 Goya Antecedentes