INFORMACIÓN ACERCA DE LAS COOKIES UTILIZADAS
Le informamos que en el transcurso de su navegación por los sitios web del grupo Ibercaja, se utilizan cookies propias y de terceros (ficheros de datos anónimos), las cuales se almacenan en el dispositivo del usuario, de manera no intrusiva. Estos datos se utilizan exclusivamente para habilitar y estudiar de forma anónima algunas interacciones de la navegación en un sitio Web, y acumulan datos que pueden ser actualizados y recuperados. En el caso de que usted siga navegando por nuestro sitio Web implica que acepta el uso de las cookies indicadas. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra sección Política de cookies


El museo está abierto aplicando las medidas necesarias para garantizar su seguridad. Consulte los horarios.

Facebook
Instagram
Youtube
TikTok
Comprar entradas
Compra de entradas

EXPOSICIÓN. INFINITA REALIDAD

Fundación Ibercaja presenta en el Museo Goya la exposición “Infinita realidad”, en la que se muestran obras de Antonio López y otros maestros del realismo español. Diez artistas esenciales en el último medio siglo: Antonio López, Esperanza Parada, Amalia Avia, Julio López, Francisco López, María Moreno, Carmen Laffón, Isabel Quintanilla, Cristóbal Toral y José Hernández. Todos ellos enfrentados al mismo reto: capturar en sus obras algo tan cambiante y efímero como es la apariencia de la realidad, el aspecto de las cosas.

Comenzaron a trabajar en el quicio del siglo XX y desde una sólida formación académica –que en algunos era tradición familiar–, se volcaron en el realismo y la figuración justo cuando triunfaba la abstracción. Desde la individualidad forjaron un grupo caracterizado por los lazos personales, tanto familiares como de amistad.

Las trayectorias individuales de estos artistas son parte indisoluble de la memoria colectiva de un país y un mundo que no han dejado de evolucionar. Estas obras reflejan tanto la realidad externa –paisaje urbano, objetos cotidianos, bodegones, personas– como la interioridad del artista, la perplejidad ante la historia y, en definitiva, la personalidad individual que, al sumarse a las de los demás, como en un caleidoscopio, nos transmite la sensibilidad y la luz de sesenta años de creación y de historia compartida.

Disfruta de la luz, el color y la perspectiva de las obras de esta exposición en un desafío capaz de confundir al espectador.


¿QUIERES CONOCER TODAS LAS NOVEDADES DE FUNDACIÓN IBERCAJA?Suscríbete